Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Lun Dic 15, 2014 4:23 am.
Últimos temas
» foro: huellas de lobos
Sáb Mar 23, 2013 9:52 am por Freewolf

» foro: huellas de lobos
Sáb Mar 23, 2013 9:52 am por Freewolf

» Escrituras Modernas [Elite] [Recién Abierto]
Lun Feb 04, 2013 2:02 pm por Invitado

» Ethetnea's Core {Afiliación Élite}
Mar Dic 18, 2012 9:18 am por Invitado

» Civil War, Elite
Sáb Nov 24, 2012 2:02 pm por Invitado

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite} Recién abierto
Sáb Nov 03, 2012 2:09 pm por Invitado

» Choosen 6 Afiliación Élite
Miér Sep 26, 2012 5:29 pm por Invitado

» Oxford university {Recién abierto} {Af. normal}
Vie Ago 31, 2012 5:14 am por Invitado

» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Jue Ago 30, 2012 4:26 pm por Invitado


La vida de ricos {Arthur E.}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La vida de ricos {Arthur E.}

Mensaje por Oceanne Granger el Mar Abr 10, 2012 1:50 pm

Pateó la piedra varias veces, estaba enfadada, cabreada con el mundo en esos momentos, lo que provocaba que su ceño se frunciera formando pequeños surcos en su frente. Una patada. Un golpe seco y dejó que se desplazara varios metros hasta que la perdió de vista como consecuencia de la hierba que poblaba las viejas vías del tren. Había cientos de miles de leyendas sobre ellas, se agachó y toco el metal ardiendo como efecto de los rayos del sol y, con solo posar la llema de sus dedos, el calor era insportable y la apartó con rapidez. Sentía curiosidad por saber qué habían transportado con anterioridad, de qué época era, el hierro estaba oxidado y los plantas prácticamente lo habían deborado. No entendía por qué nadie puso remedio para conservar aquello, solo un trozo, apenas llegaba al kilómetro y nadie había sido capaz de cuidarlo. Se puso en pie y miró al frente, donde las vías actuales cruzaban el campo y atravesaban los bosques, más allá de su distrito.

Continuó caminando, buscando algo que golpear. Por unos minutos se había olvidado de su enfado, pero el maldito alcalde no hacía nada más que empeorar las cosas. Está bien, el no tenía la culpa del todo, suponía que las normas habían cambiado, pero no quería que su hermano tuviera que empezar a faltar a clase por aprender el oficio de su padre. El padre de Oceanne era uno de los pocos que quedaban que comprendía el mecanismo de aquellos trenes y necesitaban a alguien que siguiera con la tradición. Torció el gesto. ¿Es que acaso ella debería ponerse a trabajar cuando antes? Cuidaba de sus hermanos cuando su madre no estaba en casa, pero eso, obviamente, no era un trabajo remunerado. Tenía claro que debía escapar de allí, quería macharse al Capitolio, al menos allí no tendría que estar pendiente de si participaría en los dichosos Juegos del Hambre, con aquellos rumores que la volvían loca. Tenía claro que, en realidad, no eran rumores, aquella carta que habían recibido hacía unos días del capitolio les estaba poniendo en sobreaviso y su padre ya se había encargado de desbaratar todos los planes de Oceanne. El hecho de ser la mayor y su agilidad e inteligencia la hacían creer que estaría más que preparada para participar en los juegos en caso de que alguno de sus hermanos saliera elejido como tributo, ella se ofrecería como voluntaria. Sabía por la escuela que aquello era posible y tenía claro que lo iba a hacer, pero aquella estúpida promesa que le hizo a su padre se lo impedía.

Se sentó en la vieja vía, dejando que la suave brisa moviera su larga melena ondulada. miró al horizante, como si esperara encontrar a alguien, aunque sabía que ese alguien jamás aparecería. Suspiró y comenzó a arrancar la hierba. necesitaba pensar, aclararse por unos instantes. Si toda la vida que había planeado para ella no se cumplía... Siempre había detestado al resto de niñas que tenían tonterías en la cabeza pero, ¿y si ella era una de ellas? - Odio el Distrito 6 - se limitó a decir en voz alta, sabiendo que nadie jamás la escucharía.


Última edición por Oceanne Granger el Sáb Abr 28, 2012 11:28 am, editado 1 vez





{Oceanne Granger}
Reto:
Besa a Trent en algún post {Sebastian P. Mellows}

Oceanne Granger
Distrito 6
Distrito 6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida de ricos {Arthur E.}

Mensaje por Arthur J. Everteed el Jue Abr 12, 2012 2:03 pm

Visitar todos los distritos era un lujo que me podía dar, nadie me decía nada y me gustaba conocer gente nueva, sobretodo porque podías llegar a conocer al verdadero amor de tu vida, sólo que a mi aún no me llegaba ese momento y mucho mejor para mí, yo había sido electo para ofrecerme como tributo en los juegos del hambre, los primeros tres distritos ya estaban al tanto de lo que estaba por ocurrir por eso jamás se dejó de entrenar. Por mi parte yo jamás lo hice, no pensaba matar a nadie, prefería simplemente huir, esconderme, y en el último caso ganar si era necesario.

Pero yo era diferente, yo prefería disfrutar la vida, conocer personas y hacer nuevas amistades, casi siempre en cada distrito conocía a alguna chica o a algún chico, quienes me mostraban las zonas en las que se entretenían. Llegué a nadar en la playa y a hacer un castillo bastante deforme, pero a fin de cuentas se trataba de disfrutar y de divertirse al máximo.

La cosecha estaba por acercarse y sólo faltaba un distrito por visitar, el seis, el distrito del transporte, no conocía a nadie de ahí así que sería una buena experiencia, de las últimas que probablemente podría llegar a tener. Subí al transporte exactamente a las 12:00 p.m. llegando al distrito en dos horas exactamente, todo el camino fue verdaderamente llamativo, pasamos por un par de distritos y me puse a platicar con uno que otro viajero, compartiendo de esas historias que les contarás a tus nietos sintiéndote orgulloso de cada una de tus palabras.

Cuando llegué, me despedí de mano de uno de ellos y le dí las gracias por entretenerme con sus historias, ésa persona seguiría su camino hasta el distrito once, mi distrito favorito. Me coloqué mi mochila y comencé a caminar y admirando cada parte, poco a poco mis pies me fueron llevando a unas vías de tren, parecían oxidadas. Tal ves algo sucedió que las dejaron de utilizar, caminé jugando posando mis pies en las barras laterales y realmente parecía que caminaba extraño, no pude evitar reírme y fue cuando al mismo tiempo la voz de una chica llamó mi atención, no escuché bien lo que dijo la única palabra entendible fue odio.

Caminé hasta llegar a ella y parecía no haber notado mi presencia, por lo que le dibuje una sonrisa en mi rostro y me detuve-Hola, ¿Te encuentras bien?-pregunté caminando de nuevo esperando una respuesta sencilla, la chica era bastante linda, y parecía estar algo decepcionada o triste, tal vez un poco de compañía no le haría nada mal




dear god the only thing i ask of you is...

my love for you is forever:

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida de ricos {Arthur E.}

Mensaje por Oceanne Granger el Sáb Abr 14, 2012 3:08 pm

Le parició escuchar los pasos de alguien que se cercaba a ella, pero no se giró para saber de quién se trataba. Esperaba que fuera su padre, dispuesto a hablar con ella, a tranquilizarla, a hacerle entrar en razón de que debía conformarse con lo poco que tenían, aunque eso no hacía nada más que disgustarla. Se cruzó de brazos y levantó la vista del suelo, mirando al horizonte, donde la fina hierba se juntaba con el cielo azul y completamente despejado. Deseaba gritarle, pero tenía claro que jamás trataría así a su padre, no lo merecía. Siempre había sido bueno con ella y le había profesado tanto amor que Oceanne pensaba que jamás le podría devolver.

Una sombra hizo que el sol desapareciera y que todo se volviera un poco más ocuro. Al escuchar aquella voz no supo realmente quien era, así que giró su rostro y, levantando la vista, achinó los ojos para observar mejor al joven que había ahí de pie, parado fente a ella. No sabría decir si era de su distrito, tampoco se podría decir que conociera a mucha gente, pero su aspecto era bastante bueno. Le miró de arriba a abajo y Oceanne torció el gesto al darse cuenta de que había sido demasiado atrevida, pero no pudo evitarlo. El chico tenía el pelo corto y negro, la piel blanca y los ojos azules más profundos que jamás había visto. Vestía bastante bien y su ropa no parecía prestada ni vieja ni que estuviera rota. Apostaba lo que fuera a que seguramente olería de maravilla. Oceanne torció el gesto una vez más... ¿A qué demonios olería ella? Posiblemente a comida frita o a hierro... Aunque esperaba que no fuera nada de eso. Nunca se había echado perfume. Su madre tenía un pequeño bote sobre uno de los armarios del baño, pero no se lo solía echar. Lo guardaba para ocasiones especiales y mucho menos Oceanne había pensado en echarse una sola gota. Aquel frasco era muy importante para su madre porque se trataba de un regalo de su padre. Eran muchos en la familia y el dinero nunca había abundado, pero su padre se gastó parte de su dinero para comprarle aquel frasco a su mujer, por el simple hecho de cuidar de todos y cada uno de ellos aun cuando tenía que trabajar.

- Sí, claro - sonrió al chico y su rostro volvió a la normalidad - Pensé que eras otra persona - volvió a mirar al frente y se colocó en las viejas vías - ¿Cómo te llamas? - Aquello había sonado demasiado infantil, incluso desinteresado puesto que Oceanne había apartado la vista del muchacho, pero en realidad sí quería saberlo, solo que su mal estar le impedían mirarle de frente. El que él se hubiera percatado de que no estaba bien la hacía sentirse aún peor y desear volver a su estado gélido en lo que sentimientos de tristeza se refiere. Algo estaba cambiando en ella y no sabía el qué.





{Oceanne Granger}
Reto:
Besa a Trent en algún post {Sebastian P. Mellows}

Oceanne Granger
Distrito 6
Distrito 6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida de ricos {Arthur E.}

Mensaje por Arthur J. Everteed el Mar Abr 17, 2012 9:45 am

Su cabello era negro y caía como una cascada voluminosa. Parecía que su día no había sido de su agrado en absoluto digo ¿Quién se sienta en unas vías oxidadas y espera que llegue una persona?, o estaba decepcionada amorosamente o familiarmente, probablemente un poco de ambas. No es que yo conociera a las chicas pero al tener una mejor amiga y varias conocidas era como si supiera perfectamente sus facciones y el significado de cada movimiento de labios. Podría hasta escribir un libro, pero estaba de más decir que cada mujer era diferente y que pasara lo que pasara un hombre jamás llegaría a entenderlas.

Me senté a su lado esperando no incomodarla, tenía toda la pinta de ser del distrito seis además de que no puedes andar maldiciendo por ahí a un distrito en el cual no vives, bueno cabía la posibilidad de que así fuera, pero era demasiado remota a decir verdad. El hecho de que me sonriera significaba que aceptaba mi presencia y que no le molestaría si me quedaba un rato más con ella además para eso venía, a conocer gente nueva y ella podría ser después de una buena plática (si me lo permitía) parte de la lista de conocidos y poco a poco hasta de aquella lista de amigos.

-Que bien, aunque a mi me diste la impresión de que no, ¿Te sucedió algo?-pregunté tratando de entender porque aquellas palabras tan vagas que salieron de su boca y me hicieron dirigirme a ella-Si no quieres decirme no hay problema-aclaré para que no se sintiera presionada ni nada por el estilo-Me llamo Arthur, Arthur Everteed-extendí mi mano esperando que la chica la estrechara, la verdad es que casi siempre yo era el que preguntaba primero el nombre de las chicas. Cambiaron esta vez los papeles pero no era en absoluto malo, cambiar podría ser interesante.
OFF:Lamento el cambio de nombre tan repentino, pero asd tuve problemillas xD' espero y no te moleste Razz




dear god the only thing i ask of you is...

my love for you is forever:

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida de ricos {Arthur E.}

Mensaje por Oceanne Granger el Sáb Abr 28, 2012 11:48 am

No pudo evitar sentirse un poco mal por ahber dicho aquellas cosas. El chico no tenía por qué haberlas escuchando si supiera controlar su genio. A veces era demasiado impulsiva y era bueno que empezara a aprender a estarse callada. No significaba que considerara que él fuera un persona mala o que la fuera hacer algo por decir aquellas cosas, pero sería mejor ser más disctreta y Oceanne no solía serlo. Eso sí, se alegraba de que se le diera tan bien mentir, solía salir de esa clase de situaciones con mucha facilidad.

Él se sentó a su lado y ambos se quedaron durante unos segundos en silencio. Oceanne comenzó a arrancar la amarillenta hierba que sobresalía entre los hierros, intentando desconectar un poco e incluso pensando qué pasaría por la mente de él. Torció el gesto inconscientemente, ¿por qué le importaría tanto lo que decían los demás? Suspiró y le miró. Se encogió de hombros, era raro contarle sus cosas a un extraño, así que pensó si debería hacerlo o no - Encantada Arthur. Yo soy Oceanne - sonrió y aceptó su mano, eestrechándola con fuerza. Volvió a mirar al horizonte y se colocó un mechón de pelo rebelde tras la oreja - ¿Sabes? A veces pienso que tener 15 años es un rollo - le miró. No sabía aún si contarle todo, pero aquella frase decía bastante y tampoco se ponía en evidencia. Odiaba tener aquella edad y no poder ser lo suficientemente mayor como para tener que olvidarse de ciertas preocupaciones. Obviamente tendría tras nuevas y quizá más complicadas, pero en esos momentos cualquier cosa le parecía un mundo - Perdona, pensarás que estoy loca - sonrió de medio lado. No solía comportarse así, pero se sentiría más tranquila después de que él aceptara sus disculpas.

No tenía mucha idea de por qué aquel chico estaba ahí con ella. Le parecía bien, pero no sabía por qué motivo se encontraba en el Distrito 6. Oceanne era de las que pensaba que su distrito no tenía nada especial, así que le picaba la curiosidad - Alomejor te parece algo precipitado pero, ¿por qué estás aquí? - se volvió a colocar sobre la vía. No se podía decir que fueran lo más cómodo del mundo - No es por nada, es solo que, bueno, tengo curiosidad de por qué alguien puede querer venir y pasarse por aquí - sonrió quitándole importancia.





{Oceanne Granger}
Reto:
Besa a Trent en algún post {Sebastian P. Mellows}

Oceanne Granger
Distrito 6
Distrito 6


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La vida de ricos {Arthur E.}

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:04 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.