Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Lun Dic 15, 2014 4:23 am.
Últimos temas
» foro: huellas de lobos
Sáb Mar 23, 2013 9:52 am por Freewolf

» foro: huellas de lobos
Sáb Mar 23, 2013 9:52 am por Freewolf

» Escrituras Modernas [Elite] [Recién Abierto]
Lun Feb 04, 2013 2:02 pm por Invitado

» Ethetnea's Core {Afiliación Élite}
Mar Dic 18, 2012 9:18 am por Invitado

» Civil War, Elite
Sáb Nov 24, 2012 2:02 pm por Invitado

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite} Recién abierto
Sáb Nov 03, 2012 2:09 pm por Invitado

» Choosen 6 Afiliación Élite
Miér Sep 26, 2012 5:29 pm por Invitado

» Oxford university {Recién abierto} {Af. normal}
Vie Ago 31, 2012 5:14 am por Invitado

» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Jue Ago 30, 2012 4:26 pm por Invitado


You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Aleksandra S. Zakharova el Jue Abr 19, 2012 12:46 am

Viernes, dos de la tarde y un cielo gris lleno de nubes que prometen lluvia.


Aleksandra se despidió de sus compañeras a la salida de la Academia de Danza del Distrito 3 con la intención de esperar a que fueran las cuatro de la tarde, hora en la que entraba en la fábrica, paseando entre la gente o descansando al pie de alguno de los monumentos que se habían construido hace poco tiempo; sin embargo, no contó con que el día pudiese ponerse tan malo cuando por la mañana hacía un espléndido, por lo que decidió escoger un camino que atravesaba varios callejones para evitar que las corrientes de aire frío le diesen tan directamente y consiguiesen ponerla enferma, aunque por muchos sitios cerrados que recorriese no conseguiría que sus labios no adquiriesen tonos morados o que su piel se agarrotase y perdiera todo el calor acumulado tras varias horas de ballet.

La morena recorría los callejones sin poder evitar el sentimiento de intranquilidad que la asaltaba cada vez que tenía que pasar por allí, pero la única solución que había para no pasar frío era esa, así que tras soltar un suspiro de resignación aligeró el paso con la intención de salir cuanto antes de allí. "He pasado miles de veces por aquí, no es como si hoy me fuese a pasar algo, ¿verdad?", este tipo de pensamientos asaltaban a la pobre chica que temblaba no solo por el frío y ya había dejado de caminar mirando al frente para mirar compulsivamente por encima del hombro para asegurarse de que la idea de que alguien la perseguía era mentira, por lo que ni a la propia chica le extrañó chocarse con alguien, alguien que a pesar de tener bastante mala pinta se merecía una disculpa.

Claro que la morena enmudeció cuando vio que el hombre con el que se había chocado no estaba solo y sus acompañantes y él mismo eran los peores agentes de paz de todo el distrito, por lo que Aleksandra intentó alejarse de ellos a pesar de estar tirada en suelo, cosa que solo logró que ellos comenzasen a reírse y la atrapasen para luego acorralarla contra una pared; la pobre chica no podía hablar del miedo que sentía y lo único que fue capaz de hacer fue cerrar los ojos y esperar que un milagro la salvase de esta.


Última edición por Aleksandra S. Zakharova el Vie Abr 20, 2012 3:19 pm, editado 1 vez





"Sweet!":

Aleksandra S. Zakharova

Localización : Estoy justamente aquí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Shun K. Bathelier el Jue Abr 19, 2012 11:58 am

Si bien, tenía que admitir que adoraba estar vagando por los distritos, ¡Me gustaba aprenderme las calles! En cierto modo, tenía que agradecer a mi madre de tener el permiso de poder estar yendo de ahí para allá como si fuera mi propio dueño… La libertad que me había dado era invaluable para él… Aunque muchas veces me costara encargos.

Como esta vez, en la que me habían encargado un pequeño generador para la planta fundidora, un pedido que supuestamente sería “rápido”, pero la verdad es que la maldita burocracia del distrito hacia que tardaras 4 horas parado en lo que una secretaría con nariz de bruja te pudiese atender. En fin, ya que hice el pedido guardé los papeles en una mochila bastante harapienta (cosa que me considero inocente, ¡La mochila siempre terminaba trabada en algún lugar!) y me dispuse a comprar algo para comer… Hasta que comenzaron los truenos y el cielo se puso gris, ¿Ira de los dioses quizás? Si es así, ojalá destruya el capitolio antes que hubiera la dichosa fiesta.

En fin, lo más sano era largarme de ahí, pero todas las malditas calles estaban tan congestionadas ¡que era estresante! Gruñí en voz baja mientras intentaba alejarme de la muchedumbre hacia unos callejones, ¿Los conozco? No lo creo, pero mientras me saquen de ahí, no veo por qué ignorarlos.

Entre por ahí intentando no estar cerca de las paredes, si bien, mi ropa no era lo más fino del mundo, pero esas paredes tenían fluidos humanos que definitivamente no me interesaba tener en mi ropa. Aunque lo siguiente llamó mi atención: eran sonidos aterrados y risas. Definitivamente fue escalofriante.

En silencio comencé a moverme hacia adelante, pegándome a las paredes aún en contra de mi voluntad soltando un pequeño suspiro, mi pobre ropa… Pero realmente no me esperaba ver a agentes de la paz acosando a un ciudadano. A una chica bastante delicada.

Fruncí el ceño sintiendo mi hígado retorcerse del coraje, sabía que los del capitolio eran unos malditos, ¡Pero esto ya era otra cosa! Estaba furioso, para no decir que si podía los mataba, respiré hondo mientras revisaba en mi mochila, si bien, era muy arriesgado salir así como si nada y meterme en problemas, ¿Qué tal si me prohibían visitar el distrito? Y fue ahí cuando encontré en mi mochila un maravilloso martillo y un par de ropa limpia, agradecimiento a mi hermana, porque me había metido un par de calcetines. “aleluya” pensé. Rápidamente le hice dos huecos en donde debían de ir mis ojos y tomé el martillo mientras sigilosamente me acercaba por atrás. Vi que la chica me observó y me lleve mi dedo índice a mis labios para que no hiciese ruido…

Y fue ahí donde le di un martillazo con toda mi fuerza al casco de quien la tenía cautiva viendo como caí desmayado el agresor. Si bien era uno, ahora me faltaban dos; Jalé a la chica que se pusiera tras de mí (dándole el martillo para que pudiese si quiera defenderse un poco) y la empuje hacia unos tambores de basura para que se refugiara mientras uno de los Agentes de la paz me daba un golpe de lleno en la cara partiéndome el labio, me defendí golpeándolo en pecho, pero esta vez me había partido la ceja y mi ojo comenzaba a hincharse.

El calcetín comenzaba a teñirse de sangre, y mi barbilla comenzaba a arderme, me abalancé contra este cayendo al suelo, recibiendo un golpe en mi abdomen, más todo terminó cuando mi puño se asentó en su cara haciéndole sangrar la nariz y dejándolo inconsciente.

Volteé a ver, y noté que el último estaba intentando apresar a la chica… ¿Para que la querían? ¿La convertirían en Avox? -¡Cuidado! -Bramé a la chica para que voltease y viera al agente de paz mientras intentaba recuperar un poco el aliento, mientras la adrenalina volvía a mí.





Shun K. Bathelier
So stay away from me, the beast is ugly
I feel the rage and I just can't hold it

Shun K. Bathelier
Distrito 6
Distrito 6

Masculino Edad : 22
Localización : Distrito 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Aleksandra S. Zakharova el Jue Abr 19, 2012 3:51 pm

Aleksandra mantuvo los ojos cerrados hasta que sintió las manos de uno de los agentes de paz recorriendo su cuerpo, momento en el que no pudo evitar que sus ojos oscuros se abriesen de la sorpresa y que el llanto que parecía haber quedado atascado en su interior le impidiese hablar, gritar o pedir clemencia. Las risas resonaban en todo el callejón, y para cuando la chica fue capaz de reaccionar y comenzar a patalear y mover los brazos intentando soltarse ya era demasiado tarde: los agentes de paz ya la habían inmovilizado contra la pared y sus risas provocaban más lágrimas en la morena.

Seguía luchando, moviéndose y pataleando para evitar que todo el asunto pasase el límite que ella podría aguantar y de esa manera ocultar a su padre, su padre, que siempre le había dicho que no fuese por callejones y que no se acercase a los agentes de paz, su padre que tanto había insistido en que debía comenzar a defenderse. El recuerdo de su padre hizo que Aleksandra se debatiese con más fuerza y mientras giraba la cabeza para evitar ver a sus agresores y fue en ese momento cuando se topó con alguien de rostro cubierto que levantaba un martillo por encima de su cabeza y le pedía que no delatase su presencia, cosa que a la morena no se le ocurriría hacer pues se notaba que esa persona, un chico podría asegurar, quería ayudarla aunque eso pudiese ocasionar que le encerraran o lo convirtiesen en un Avox.

Los siguientes momentos fueron muy confusos, la morena notó el impacto del martillo sobre el casco de uno de los agentes de paz y cómo su cuerpo era arrastrado detrás del de su salvador, que además le dejó el martillo, teniendo que comenzar a defenderse con su propio cuerpo y agilidad mientras ella, todavía impresionada por lo que había pasado, se quedaba acurrucada junto a los tambores de basura a los que el chico la había "arrojado" para protegerla mientras él se llevaba todos los golpes y violencia que su frágil cuerpo hubiese tenido que soportar si él no hubiera aparecido.

La morena observó con lágrimas surcando sus mejillas y una expresión de terror mezclada con dolor como finalmente el chico conseguía deshacerse del segundo de los agentes de paz a pesar de estar bastante malherido, cosa de la que no tuvo más remedio que sentirse culpable. Pero antes de que pudiese acercarse a él, el chico le advirtió de algo y al darse la vuelta se encontró cara a cara con el tercero de los agentes, con el que ella creía que había huido al ver lo que le pasaba a sus compañeros; pero no, seguía ahí y no tenía muy buenas intenciones por lo que antes de que le diese tiempo a atraparla, Aleksandra consiguió realizar un "grand battement" perfecto que sirvió como patada y provocó que el impacto marease al agente y que se desmayase al impactar su cabeza contra la pared.

En cuanto se hubo asegurado de que no se volverían a levantar, la morena corrió en dirección al chico que la había ayudado, llevando con ella su bolsa, en la que solía llevar un pequeño botiquín que le permitiría detener la sangre y la hinchazón.-Siento que por mi culpa te hayan golpeado.-Aleksandra habló cuando hubo aplicado la primera gasa sobre la ceja del chico, que seguía tumbado en el suelo, y su voz denotaba que de verdad sentía que todo esto hubiese pasado.





"Sweet!":

Aleksandra S. Zakharova

Localización : Estoy justamente aquí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Shun K. Bathelier el Jue Abr 19, 2012 11:44 pm

Si bien, Me había tocado una buena golpiza, a estas alturas de mi vida ya eran casi diarias y dejaban de ser tan dolorosas, aunque mi piel siempre terminaba resentida, no me molestaba tener más marcas en mi cuerpo, no es como si lo estuviera mostrando a cada rato. Me paré como pude y pateé en el abdomen del Agente de la paz con toda la fuerza que me quedaba a pesar de que ya estaba inconsciente. –Bastardo estúpido.- gruñí intentando no escupir en el cuerpo, pues si bien… Había una chica, y merecía mi respeto.

El ataque de la chica me había impresionado, nunca había visto al ballet como máquina para noquear, lo que resulto bastante interesante y a la vez divertido, me hubiera reído de no ser por las arcadas que me estaban atacando en el estomago. Rasqué mi braza sintiendo un pequeño raspón, por lo que preferí ignorarlo.

Me quité el calcetín que posiblemente mi hermana me mataría por haber roto y manchado “¡La sangre no se quita!” me dijo una vez y me reí entre dientes como si el chiste hubiera sido poco gracioso.- Tenemos que irnos.- le dije mientras intentaba pararme… Aunque ella me gano limpiándome mi ceja.- No es nada.- le dije intentando sonar lo más tranquilo posible, pero la verdad era que estaba un poco adolorido.

La pobre chica estaba nerviosa y se notaban sus ojos hinchados. La coloqué una mano en la cabeza y le sonreí lo más sincero posible.- Es peligroso que nos quedemos aquí, puede que vengan más o nos descubran.- si bien, quería que estuviéramos lo más lejos de la escena.

Y cuando la chica hablo, se notaba demasiado conmocionada, negué con la cabeza, si bien, no era bueno consolando, al menos trataba de hacerla sentir mejor.- No pasa nada, de verdad.- le dije encogiéndome de hombros.- Cualquiera lo hubiera hecho.- dije simplemente mientras le dejaba limpiar mi herida y cerciorándome de que estuvieran lo suficientemente noqueados como para pararse en un rato.

Me paré tranquilamente una vez que ella termino para estirarle la mano.- Vamos.- si bien, era insistente, me preocupaba que alguien más llegase y la pudieran herir.-¿Puedes caminar?





Shun K. Bathelier
So stay away from me, the beast is ugly
I feel the rage and I just can't hold it

Shun K. Bathelier
Distrito 6
Distrito 6

Masculino Edad : 22
Localización : Distrito 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Aleksandra S. Zakharova el Vie Abr 20, 2012 4:43 pm

Aleksandra escuchó las razones del chico y aunque sabía que tenía razón y que deberían salir pronto de allí nada le parecía más importante que intentar curar las heridas que ese chico se había ganado por su culpa. Sonrió débilmente cuando sintió la mano del chico posarse en su cabeza mientras le aseguraba que no pasaba nada, pero era obvio que si pasaba, estaba sangrando y tenía hinchadas varias zonas problemáticas y todo seguía siendo su culpa.

Y la respuesta del chico, aunque consiguió calmarla y hacerle sonreír, no terminó de consolarla, tal vez porque su labio seguía sangrando y aunque la ceja estaba mejor la hinchazón no bajaba; sin embargo cuando oyó el comentario de "Cualquiera lo hubiera hecho", no pudo sino fruncir el ceño y negar con la cabeza, la morena sabía perfectamente que casi nadie arriesgaría su vida y la seguridad de su familia para salvar a una desconocida, casi todas las personas normales hubiesen huido por otro callejón aunque si que hubiesen sentido pena por ella.

-Te equivocas, no mucha gente me hubiese salvado.-
La chica exteriorizó sus pensamientos tras quitarle la gasa de la ceja y utilizar otra nueva junto con una pomada para trabajar en la herida del labio; pero no insistió demasiado en el tema, dejando que el chico le ayudase a levantarse y asintiendo a la pregunta de si podía caminar aunque a los pocos metros deshizo lo recorrido para volver a la "escena del crimen".

Aleksandra había recordado el problema que tendrían cuando se despertasen los agentes de paz, por lo que recordando las clases de su padre buscó en su bolsa hasta dar con las hierbas que calmaban el dolor en dosis pequeñas pero que eran capaces de hacerte olvidar un día entero si tomas demasiada cantidad; pero no era eso lo que Aleksandra pretendía, por lo que solo dejó caer dos hojas pequeñas en las tres bocas mientras se lo explicaba al chico:-Son hierbas capaces de borrar fragmentos recientes de la memoria.-





"Sweet!":

Aleksandra S. Zakharova

Localización : Estoy justamente aquí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Shun K. Bathelier el Sáb Abr 21, 2012 7:42 pm

Si bien estaba un poco cansado, pero la adrenalina corría por todo mi cuerpo como una mareada de energía que estaba dispuesta a salir corriendo en cuanto hicieran las señales de estar despertando, si bien, cuando volviera a mi casa me golpearían de nuevo por haber llegado golpeado, pero en este momento, solamente quería arrastrarla lejos de ahí.

Le acaricié la cabeza intentando motivarla un poco más, me hacía sentir terriblemente mal verla en tan mal estado, y lo peor es que no sabía como reconfortarla… Tomé una bocanada de aire mientras me quedaba callado dejando que hiciese lo que tuviese que hacer.- ¿Tan mal me veo?- dije unos segundos después ya que ella parecía demasiado seria.- Pensé que el morado le pegaba a mi tono de piel.- le bromé riéndome.

-Vaya que no eres de las chicas habladoras.- le dije poniéndome un poco más nervioso por el semblante de la chica, había heredado la desesperación de mi madre cada que alguien se quedaba callado.

Me rasqué la cabeza.- Bueno, sí pero…- le sonrió nervioso mientras me ponía algo raro en el labio y no pude más que quejarme en pequeños gemidos apretando un poco las manos intentando quedarme quieto, ¡Odiaba los antisépticos! Pero bueno… se lo agradezco, de ser por mí, lo dejaba así.

La vi moverse cerca de los agentes de la paz curioso viendo lo que hacía con ellos, ladee mi cabeza en silencio cuando ella contesto.-Interesante.- abrí los ojos y me paré con una sonrisa en el rostro.- Entonces aprovechemos.- dije guiñándole el ojo mientras revisaba a los agentes de la paz quitándoles todo su dinero, si bien algunos los deje sin pantalones y amarrados no importaba, ¡Tenía dinero!

-Ahora larguémonos.- dijo tomándola de la mano para jalarla y correr. ¿Podríamos comer algo no?





Shun K. Bathelier
So stay away from me, the beast is ugly
I feel the rage and I just can't hold it

Shun K. Bathelier
Distrito 6
Distrito 6

Masculino Edad : 22
Localización : Distrito 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Aleksandra S. Zakharova el Sáb Abr 28, 2012 10:00 am

Aleksandra sonrió divertida cuando el chico comenzó a "robarle" a los agentes de paz y se dejó arrastrar por él sin dudarlo, sentía que podía confiar en ese chico y no solo porque la hubiese salvado sino porque además había intentado reconfortarla y se había dejado curar por una completa extraña que para haber sido la destinataria del ataque había salido bastante ilesa.

Siguieron corriendo hasta alejarse de los callejones por los que la morena no volvería a pasar aunque fuesen su última opción de salvación, llegando a la plaza despejada del distrito de la Tecnología. Una vez en ella, Aleksandra se permitió dejar de correr para recuperar el aire a través de largas respiraciones mientras caminaba para sentarse en uno de los bancos que había por allí, recordando que todavía no se había presentado.

-Soy Aleksandra, distrito 3.-Cuando el chico que me ha salvado la vida se acerca y se sienta a mi lado le dedico una sonrisa mientras me presento y extiendo mi mano.


OFF: perdona que me haya quedado tan corto, pero no he tenido mucho tiempo esta semana para contestar y tampoco parece que la inspiración esté de mi lado.





"Sweet!":

Aleksandra S. Zakharova

Localización : Estoy justamente aquí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Shun K. Bathelier el Miér Mayo 02, 2012 10:33 pm

Tenía que admitir que esos pequeños encuentros con los agentes de la paz me hacían sentirme nuevo, como si tuviera al fin un propósito en la vida, y ese era una sensación que pocas veces me llenaba. Literalmente la jalé lejos del lugar con una sonrisa en el rostro, ¿Quién iba a decir que era tan fácil quitarle dinero a agentes de la paz? La chica merecía una porción del lote… Pero bueno, mejor la invitó a comer y me quitó la molestia. A demás… Sentía preocupación por dejarla sola.

Si bien, estaba completamente cansado, me dolían las piernas y sentía un poco de ardor en el cuerpo, y sin embargo me sentía bastante bien, tal vez por las vendas y plantas de la chica… Ahora que lo pensaba posiblemente era un mal agradecido.

Posiblemente.

Me senté a su lado apoyándome en mis rodillas con la mirada en el suelo mientras intentaba recobrar mi aliento ligeramente ido por el cansancio que comenzaba a apoderarse de mi cuerpo, entrecerré los ojos un poco sintiendo la somnolienta, incluso bostecé para negar con la cabeza y observar a la chica esbozando una sonrisa.- Mucho gusto Aleksandra, soy Shun.- me presenté estrechándole la mano para notar la curiosa sonrisa que tenia…

Y me golpee mentalmente por eso, dibujando en mi cara una expresión seria rascándome la cabeza.- Ya que de repente somos millonarios…- comencé a hablar mostrando el dinero que había obtenido.- ¿Qué te parece si buscamos algo para comer?

Asintió para luego observarla con un centello en los ojos.- Y ya que tu eres de por aquí, ¿Por qué no me guías?- dije parándome… Estar un rato con ella al menos podría procurar que no le pasase nada.

[off: no te preocupes]





Shun K. Bathelier
So stay away from me, the beast is ugly
I feel the rage and I just can't hold it

Shun K. Bathelier
Distrito 6
Distrito 6

Masculino Edad : 22
Localización : Distrito 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Aleksandra S. Zakharova el Mar Mayo 08, 2012 2:56 pm

Aleksandra mantuvo su sonrisa mientras el chico se presentaba y le estrechaba la mano, permitiéndole comparar por unos instantes sus manos pequeñas y delicadas con las suyas, grandes, fuertes y que le habían salvado de una situación de la que ella no hubiese podido escapar por su cuenta. La mirada de la chica se oscureció momentáneamente ante el recuerdo de lo que había pasado en el callejón, ella mejor que nadie sabía que tras el suceso que podría haber ocurrido allí no hubiese sido capaz de sobreponerse y seguir cuidando a su padre ocultándole el porque de todas las veces que su mirada se llenaba de lágrimas y su sonrisa se rompía en cuestión de segundos. 

Cuando volvió a escuchar la voz de Shun había recompuesto su habitual sonrisa y el único rastro que podía haber quedado de sus últimos pensamientos se encontraba en lo profundo de sus oscuros ojos. Su sonrisa cobró fuerza cuando el chico le propuso ir a comer, porque podía decir con toda tranquilidad que hoy era uno de los pocos días en los que su estómago parecía necesitar algo de alimento para aguantar el resto de la jornada. 

En ese instante a Aleksandra no le importaba que el dinero fuese de los agentes de paz, además, esas monedas eran del Distrito 3, de sus habitantes atemorizados; así que teóricamente no estaba robando, solamente recuperaba algo para gastarlo en no morir de hambre. 

-Bueno, hay una tienda que vende comida hecha a base de frutas y verduras...Aunque creo que también tiene otro tipo de cosas.-La chica respondió insegura ante la pregunta del chico, sabía que era de las pocas raritas a las que le gustaba llevar una dieta prácticamente vegetariana y también sabía que había lugares mucho mejores para comer; así que simplemente dejó vagar su vista por la plaza mientras esperaba la respuesta del chico y intentaba pensar en otro sitio que pudiese gustarle. 





"Sweet!":

Aleksandra S. Zakharova

Localización : Estoy justamente aquí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Shun K. Bathelier el Jue Mayo 10, 2012 1:46 am

Tenía que admitir que la chica le ponía demasiado nervioso, era la primera vez que no tenía que discutir con una mujer y terminar como siempre mal parado, era un sentimiento… ¿Lindo? Si, era posible. Aunque le preocupaba mucho el estado anímico de la chica: Aún parecía en Shock, lo entendía, a él también le había pasado momentos terroríficos con agentes de la paz aún cuando era pequeño… Pero gracias a eso él pudo volverse fuerte, fuerte por su hermana que debía tener la misma edad que la chica en cuestión.

Al menos sonreía en cuanto le hablaba, aunque no quitaba que el nerviosismo estuviera haciendo estragos en su estómago, ¿Su presencia sería desagradable para ella? ¿O le tenía miedo? ¿Era por eso que no hablaba?, millones de pensamientos se iban acomodando en su cabeza. Si su madre y hermana lo vieran, seguramente se estarían riendo de él por el simple hecho de que parecía un crío buscando que le dirigieran la palabra. No era normal que sintiese esa necesidad… Pero parecía que Aleksandra despertaba esas sensaciones extrañas en él que solamente lograban frustrarlo aún más.

Casi había soltado un suspiro cuando la chica habló y solo escuchó un tono de inseguridad en la voz de la chica, ¿Le tendría temor? ¡Pero si se había portado relativamente bien. Se mordió la mejilla intentando acallar un resoplido ligeramente desanimado.- Vamos entonces.- dijo parándose mientras le extendía la mano con una sonrisa en sus labios, parándose de su lugar para extenderle la mano y ayudarla a pararse.

Su mano era demasiado cálida.

Desvió la mirada al cielo y contó hasta diez, ¿Por qué la cara le ardía? –Donde quieras ir.- gruño intentando evitar la mirada de la chica mientras posaba sus manos en la bolsa de su pantalón sintiéndose extrañamente estúpido. Comenzó a caminar detrás de la chica mientras consideraba que necesitaba un poco de nicotina en sus labios.





Shun K. Bathelier
So stay away from me, the beast is ugly
I feel the rage and I just can't hold it

Shun K. Bathelier
Distrito 6
Distrito 6

Masculino Edad : 22
Localización : Distrito 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Aleksandra S. Zakharova el Sáb Mayo 12, 2012 1:55 pm

La morena estaba desconcertada, es decir, Shun se comportaba de una manera bastante amable y considerada con ella pero se podía notar que había algo que le molestaba; le había ayudado a levantarse y después había soltado su mano rápidamente y casi había gruñido su respuesta. La chica no pudo sino agachar la cabeza y comenzar a caminar después de que el chico le respondiese de una manera tan cortante y evitase encontrarse con sus ojos, por lo que Aleksandra solo pudo pensar que al chico no le agradaba su idea de comida y solamente la acompañaba porque pensaba que no se podía defender ella sola, a pesar de que hasta hace poco Shun se había mostrado relativamente amable y simpático. 

Mientras caminaban, ella delante y él unos pasos por detrás, la morena sopesó la idea de colocarse a su lado y preguntarle por lo que le gustaba hacer, aunque tras una rápida mirada por encima de su hombro le dijo que el chico parecía estar meditando cosas importantes, por lo que dejó su curiosidad a un lado y siguió caminando mientras se fijaba en el ambiente de la plaza. De vez en cuando saludaba a los comerciantes con los que hablaba cuando pasaba por esa zona, así como a algunas personas conocidas de su padre y que en más de una ocasión la habían ayudado con él; Aleksandra los saludaba a todos con sonrisas y gestos con las manos, sin pronunciar palabras pero transmitiendo un poco de alegro cada vez que sonreía. 

Cuando entraron en la parte en la que estaban la mayor parte de los restaurantes la morena se volvió indecisa hacia el chico, intentando deducir viendo su cara si algún restaurante le había llamado especialmente la atención, pero al no ver ningún signo de decisión en el rostro de Shun siguió caminando hasta un pequeño restaurante en la zona este de la plaza cuyo exterior era completamente de cristal con dibujos de colores de verduras con ojos y extremidades. Aunque la decoración del sitio era una de las razones por las que Aleksandra siempre sonreía al llegar, las principales se encontraban en el interior, en el que miles de platos de frutas de colorines y la sonrisa del dueño les esperaban. 

-Si no te gusta el sitio podemos ir a otro lugar. -La morena le comentó su idea a Shun tras haber saludado al dueño y compartir algunas preguntas de cortesía sincera. Aleksandra tenía claro que como "anfitriona" debía poner los deseos de su "invitado" ante que los suyos propios, aunque eso significase comer una simple ensalada. 





"Sweet!":

Aleksandra S. Zakharova

Localización : Estoy justamente aquí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Shun K. Bathelier el Mar Mayo 15, 2012 4:19 pm

Si Aleksandra pudiese leer la mente de Shun, se encontraría con una gran marejada de interrogantes, en los que resaltaba el hecho de que algo extraño le pasaba en el estomago por estar cerca de ella, y como no sabía qué era lo que le estaba pasando no podía evitar ponerse de mal humor.

Seguía caminando viendo su sombra ir siempre varios pasos frente a él oscureciendo el piso que tocaban. Sonrió un poco sintiéndose un poco más calmado acostumbrándose a la presencia de la chica, dejando los nervios irse por un rato relajándose tanto que se puso al fin a su lado reanimado. Shun sabía que era un chico raro, pero… ¿Era acaso algo malo? –En mi caso si.- pensó recordando sus cambios bipolares de humor.

Si bien la presencia la cercanía de Aleksandra lo volvía algo tímido y sentía sus mejillas arder de vez en cuando, cuando entraron al restaurante y todos lo observaban como si fuese bicho raro junto a Aleksandra, la chica era etérea, sonreía con dulzura como si nada estuviese pasando y platicaba tan tranquila… A comparación de todo el ambiente donde los ojos de todos se posaban en el, Parecían interesados en los movimientos del chico, el se sintió completamente nervioso.

Pero Aleksandra se veía demasiado contenta en ese lugar que no pudo decirle que no.- Está bien este lugar.- dijo dándole la mejor sonrisa que pudo señalándole una mesa más lejana.- Vamos ahí- le murmuró lo menos nervioso que pudo para salir disparado al lugar donde había señalado casi jalándola, intentando esconderse de las miradas curiosas.

-¿Qué vamos a comer?- preguntó emocionado. Tenía hambre.





Shun K. Bathelier
So stay away from me, the beast is ugly
I feel the rage and I just can't hold it

Shun K. Bathelier
Distrito 6
Distrito 6

Masculino Edad : 22
Localización : Distrito 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Aleksandra S. Zakharova el Vie Mayo 18, 2012 4:04 pm

Aleksandra dejó que el chico eligiese la mesa y su sonrisa se hizo más amplia al notar que poco a poco Shun se iba relajando, aunque todavía podía notar que no estaba del todo a gusto en el restaurante, por lo que cuando le preguntó que que iban a comer no pudo sino parpadear con rapidez y dejar que en su cara se mostrase una dulce expresión de sorpresa y desconcierto que le confería el aspecto de alguien mucho más pequeño.  

Sonrojada por no saber que responder y sintiéndose muy apenada por no saber que recomendarle, bajó la mirada hasta encontrarse con el plato blanco y su correspondiente servilleta roja. Pasados unos instantes en los que la morena no supo responder a la pregunta del chico por más que quisiese, se atrevió a levantar la mirada para después desviarla rápidamente y centrarla en una de las pirámides de fruta que decoraban el local. 

-No sé que te gustaría comer... Tal vez podría llamar al dueño y pedirle que te dijese lo que tiene.-Tras mucho pensar a Aleksandra se le había ocurrido una idea bastante buena que le permitiría responder a su pregunta sin tener que sentirse culpable por no haber pensado de antemano lo que podrían comer; aunque la morena no estaba del todo convencida de que a Shun fuese a gustarle la idea de que las miradas de la clientela se volviesen a mirarlos de nuevo, porque ella podía no darse cuenta de muchas cosas, pero si había notado las miradas de las personas del local y la incomodidad del chico, además de saber perfectamente que Shun no quería llamar la atención y que por eso había escogido una mesa tan apartada. 

Aleksandra tampoco era de esas que querían ser el centro de atención a todas horas, y mucho menos en su distrito, en el que los cotilleos corrían como la pólvora y llegaban rápidamente a oídos de su padre, aunque Alekaandra sabía que dado que había entrado en un restaurante con un chico misterioso cuando generalmente iba sola no iba a ocasionar precisamente que la gente no le prestara atención.  -Aunque siempre puedes confiar en mi dudoso gusto para elegir la comida.- La morena añadió esto ultimó cuando sus nervios le permitieron dejar de morderse el labio. 





"Sweet!":

Aleksandra S. Zakharova

Localización : Estoy justamente aquí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Shun K. Bathelier el Miér Mayo 23, 2012 12:56 am

No iba mentir, estaba abochornado, sobre todo por lo que sabía que la gente estaría pensando en esos momentos al verlo entrar con lo que parecía la chica más popular de todo el distrito, se tiró el cabello hacia atrás varias veces intentando disminuir ese sonrojo tan llamativo en sus mejillas que traslucían en su piel bronceada. Vio de reojo a Aleksandra, que parecía no darse cuenta de la situación… Y maldijo en silencio al ver esa expresión tan hermosa en su rostro.

-Carajo Shun.- pensó intentando no golpearse frente a Aleksandra y le esbozó una de sus sonrisas más confiadas… Aunque salió completamente opuesto. Le ponía demasiado nervioso lo frágil que ella era, temía poder herirla o lastimarla con tan solo abrir esa bocota tan violenta que tenía y eso le frustraba. Era la primera vez que le preocupaba molestar o lastimar a alguien.

-Esa parece una buena idea.- le dijo en tono aparentemente normal, mientras llevaba sus manos a sus rodillas, que a su vez intentaban calmar el movimiento frenético de sus piernas. Tal vez lo mejor era pensar en otra cosa, aunque realmente no era bueno distrayéndose él solo. Se tiró el cabello hacia atrás y se apoyó de nuevo en la mesa.- En mi distrito es raro comer frutas y verduras.- le explicó viéndola a los ojos.- Es más común encontrar carne que cereales y cosas así…- Era pésimo, pésimo hablando, pero no sabía cómo hacerle hablar un poco más.

Cuando el silencio se hizo un poco más pronunciado, Shun optó por medios más desesperados y un poco descarados.- Oye, tu voz es linda, deberías hablar más.- le dijo sonriendo en un susurró solamente para ella.- Te prometo que no muerdo, lo juro.- y le guiño el ojo.

Asintió con la cabeza sin dejar de regalarle sonrisas a la Castaña.- Yo confió en tu dudoso gusto, tu confiaste en mi dudosa apariencia de vándalo.- bromeó esbozando una cálida sonrisa.- y dudo que me hayas traído aquí porque la comida sea precisamente mala, ¿Verdad?- continuó animoso.





Shun K. Bathelier
So stay away from me, the beast is ugly
I feel the rage and I just can't hold it

Shun K. Bathelier
Distrito 6
Distrito 6

Masculino Edad : 22
Localización : Distrito 6

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Aleksandra S. Zakharova el Lun Mayo 28, 2012 12:38 am

Aleksandra escuchó asombrada como el chico le explicaba que en su distrito solían alimentarse a base de carne y otras cosas que no fueran verduras y frutas ya que éstas eran difíciles de encontrar. Este hecho provocó que la morena frunciera levemente el ceño y que mirase al chico con curiosidad; ella, que comía como mínimo 6 raciones de frutas al día, encontraba casi imposible sobrevivir sin esos alimentos, y delante de ella había un chico que decía con toda naturalidad que en su distrito no podía comerlos con demasiada frecuencia.

Era algo realmente chocante para la chica, que a pesar de estar sorprendida no hizo el menor comentario y comenzó a juguetear con su servilleta, servilleta que terminó en el suelo cuando escuchó el susurro del chico, que alagaba su voz y le pedía que hablase más, lo que provocó que un sonrojo cubriese las mejillas pálidas de Aleksandra y que su voz quedase verdaderamente perdida durante unos segundos en los que, tal fue la sorpresa, no pudo apartar sus ojos de los de Shun.

-Intentaré hablar más. Siento no ser muy buena sacando temas de conversación.-
Cuando la morena habló, lo hizo en un tono de voz bajo y tras haber recuperado su servilleta se levantó de la mesa tras sonreírle al chico antes de decir:-En ese caso, si confías en mi, iré a pedir nuestra comida.-Dicho lo cual caminó hasta donde estaba el dueño y tras intercambiar unas cuantas palabras, además de las típicas preguntas curiosas que la morena tuvo que contestar por haber llegado con un chico que obviamente no era de este distrito.

-En un momento deberían traer la comida.-Anunció Aleksandra al volver a la mesa, aunque cuando sus ojos sed toparon con los de Shun no pudo evitar que un leve sonrojo cubriese de nuevo sus mejillas.





"Sweet!":

Aleksandra S. Zakharova

Localización : Estoy justamente aquí

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can hit me, but you'll never break my mind *Shun K. Bathelier*

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:57 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.