Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Lun Dic 15, 2014 4:23 am.
Últimos temas
» foro: huellas de lobos
Sáb Mar 23, 2013 9:52 am por Freewolf

» foro: huellas de lobos
Sáb Mar 23, 2013 9:52 am por Freewolf

» Escrituras Modernas [Elite] [Recién Abierto]
Lun Feb 04, 2013 2:02 pm por Invitado

» Ethetnea's Core {Afiliación Élite}
Mar Dic 18, 2012 9:18 am por Invitado

» Civil War, Elite
Sáb Nov 24, 2012 2:02 pm por Invitado

» The Time Turner Rol {Afiliación Élite} Recién abierto
Sáb Nov 03, 2012 2:09 pm por Invitado

» Choosen 6 Afiliación Élite
Miér Sep 26, 2012 5:29 pm por Invitado

» Oxford university {Recién abierto} {Af. normal}
Vie Ago 31, 2012 5:14 am por Invitado

» Wingardium Leviosa, rol foro (NORMAL)
Jue Ago 30, 2012 4:26 pm por Invitado


We are a lost cause { Aaron}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

We are a lost cause { Aaron}

Mensaje por Invitado el Dom Abr 15, 2012 3:32 pm

Salí de casa frustrada. Estaba cansada de esto, sí adoraba mi vida pero no en estas condiciones no era de la mía de la que me quejaba, no para nada la verdad es que sí cambiaría alguna que otra cosa como cualquier persona, estoy segura. O al menos eso creo. Quizás ser una ciudadana del capitolio haría de muchas cosas una tarea más fácil, pero aún así no podía dejar de pensar en mi madre que había abandonado todo aquello por amor ya hace bastantes años y todavía se siente como una extraña en el distrito, nunca termina por encajar y eso es lo que yo no podría vivir sin: adaptación. No podría ni imaginarme el sentirme desplazada allá donde fuese que no fuera mi hogar , un poco es normal sí pero con el tiempo una llega a acostumbrarse los del capitolio en cambio no durarían ni un solo día, además de ser un blanco fácil porque básicamente con los atuendos que llevan puestos son como una diana con piernas, reconocible a kilómetros de distancia.

¿Pero por qué ando dándole vueltas a todo esto? Supongo que soy experta en esto, quiero decir en desviarme de los temas para no centrarme en lo importante que me preocupa. Siendo sincera es más fácil no pensar en ello y pensar que todo va bien y convencerse a sí misma de ello. ¿Pero quién dice que no vaya a ir mejor? Yo, mi madre, la gente. ¿Y que más da lo que diga la gente? Pensándolo bien: poco.¿Entonces por qué demonios mi mente está llena de contradicciones? Enserio es como discutir con una misma , al cabo de un rato resulta más que frustrante. Y un intento fallido de remplazar a mi hermano Lucius que es con quien me gustaría compartir mis inquietudes , aunque en estos momentos la mayoría fuesen relacionadas con el.
Pero no, es como si fuese una señal, había enfermado hace un par de días, durante el último año su salud había empeorado hasta convertirse en inexistente, padeciendo asma, debilidad y frecuentes resfriados. Se supone que debía haberse mejorado, pero la fiebre no había hecho nada más que aumentar y por si fuera poco habíamos recibido un sobre con la increíble noticia que los asesinatos oficialmente se habían vuelto a legalizar. Bueno quien dice asesinatos dice “Los juegos del hambre” el nombre con el que insisten en que los llamamos, un humor bastante retorcido y de esperar de un presidente como Martial.

Una noticia que en un principio habría resultado un pesadilla, para convertirse en emoción. ¿Cuántas veces la habían hablado de aquellos juegos? ¿No era acaso eso una leyenda en su distrito? ¿No eran acaso los tributos que habían participado considerados heroes? Los que habían sobrevivido lo habían tenido todo:fama, dinero , un hogar y un futuro asegurado. Eso me vendría bastante bien, pero pese a todo lo que decían siempre había sentido curiosidad por como era, pero eso no significaba que estaba deseosa por presenciar algo así, cuando algo así cobrase realidad estaba segura que se le quitaría toda aquella curiosidad insana y lo temería. Además jamás me presentaría como voluntaria, me gustaban los retos sí pero al contrario de la creencia de todos los que me conocen no soy una suicida.

Caminé por las calles que ahora me resultaban más vacías que las de costumbre, los estúpidos de mis amigos se pensaban que necesitaba tiempo a solas y no se les ocurrió mejor idea que inventarse cualquier excusa para darme tiempo a pensar cuando en realidad era todo al contrario, necesitaba sus estupideces para animarme o cualquier cosa menos la soledad. ¿O era yo quien me equivocaba? Igual tenían razón un tiempo con mi mente me podría venir bien, o volverme loca como ahora mismo.

Por fin llegué a las ruinas, probablemente mi propio espacio personalizado al que solía ir cuando buscaba “refugio”. No eran muchos los que se acercaban a aquella zona ya que les traía malos recuerdos de la revolución, después de todo eran los restos de hogares, vidas y quién sabe más pero yo era algo diferente en ese sentido lo veía más como el comienzo de una nueva etapa, aunque tampoco soy quien para hablar de algo que no he presenciado.

Escalé hasta lo más alto de los escombros y me senté con las piernas cruzados a lo indio jugueteando con unas piedras en la mano y dejé escapar un suspiro con las vistas fijadas al mar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: We are a lost cause { Aaron}

Mensaje por Arthur J. Everteed el Mar Abr 17, 2012 10:15 am

Amigos, muchos dicen que son como tus hermanos de otra madre, tus compañeros de aventuras y hasta esas defensas que necesitas cuando estás débil y sabes que no podrás más. Bueno mis amigos significaban eso para mi y mucho más, los apreciaba y cuidaba cuanto me era posible, había veces que en cuanto alguien se enfermaba le cuidaba aunque tuviese que dejar de lado la diversión, les hacía compañía cuando más la necesitaban y les escuchaban cuando necesitaban ser escuchados, no era el amigo perfecto pero trataba de serlo.

Estos últimos días habían sido terribles, los rumores de los juegos, la "fiesta" patrocinada por Martial Galloway tenían a todos vueltos unos completos locos. La tensión en mi distrito era demasiada y no quería que mi hermano llegara a decirme que tenía que comportarme, ni que me dijera esos tantos rollos que sabía dar como alcalde del distrito tres. Así que tome el primer transporte al distrito uno, sabía que ahí podría encontrar algo de entretenimiento y diversión con mi mejor amiga, Oh Ayelen esa pequeña que me hacía sentir bien con simplemente dibujar una sonrisa en su rostro.

El viaje fue rápido y un tanto agitado, pero con tal de ir con ella podía aguantar hasta dos días enteros de viaje. En cuanto paramos, bajé con mi mochila en la cual tenía guardada un poco de comida y mi pijama por si Ayelen me dejaba quedarme en su casa esta noche ya que no deseaba regresar con mi hermano, no mientras tuviese aún en la cabeza esa idea de "El Capitolio siempre tiene la razón". Odiaba simplemente cuando se ponía en el plan de padre cuando ni siquiera se preocupaba en los lugares y/o pleitos en los que me pudiese llegar a meter. Tal vez confiaba demasiado en que yo era un chico pacífico... y lo soy, sólo me transformo en una bestia con cuernos cuando le hacen daño al algún ser querido.

Caminé directo a casa de Ayelen, toqué la puerta y nadie me abría, parecía que no había nadie, o que tal vez hubiese salido, abrí la puerta ya que no tenía puesto el seguro, su madre yacía recostada en el sofá de la sala durmiendo, y se me hizo descortés tener que despertarla para preguntarle en donde se encontraba su hija, así que cerré la puerta y comencé a caminar en el distrito, buscando el rostro bien definido de mi querida compañera de travesuras, hasta que caí en la cuenta de que debía de estar en su "refugio", animado caminé velozmente hasta la playa, en donde día un paseo sencillo y rápido puesto que no podía evitar disfrutar aquella brisa marina que chocaba en mi rostro.

Después de haber caminado durante unos minutos, llegué hasta unas ruinas que eran combinación de escombro y rocas amontonadas, subí la vista y ahí estaba ella, parecía triste y eso no me gustaba. Trepé lo más rápido que pude hasta que llegué a la cima, esperaba que mi presencia fuera bien recibida y aunque no lo fuera, tenía que hacerle sonreír de algún modo. -Pequeña mía-comenté sentándome a su lado y besando su mejilla, además de apachurrarla entre mis brazos-¿Te encuentras bien?-susurré en su oído, tratando de que me explicara lo que sucedía con ella.

OFF: Lamento la tardanza :3 y ahm también el cambio repentino de nombre e.é




dear god the only thing i ask of you is...

my love for you is forever:

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.